Partido no inscrito (el gran lobby empresarial I)

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInEmail this to someonePrint this page

Samuel Toledano | Santa Cruz de Tenerifetwitter-4-32

En Canarias existen grupos de personas influyentes que presionan en favor de determinados intereses. Son los lobbies, un sustantivo anglosajón que, pese a su dudosa reputación, se ha demostrado extremadamente rentable para garantizar que se legisle en una determinada dirección. Una aparente interferencia en la legitimidad obtenida por un cargo público o un partido político en función del tácito acuerdo con su votante a través de un programa electoral.

Ni la Confederación Provincial de Empresarios de Santa Cruz de Tenerife (CEOE) ni la Confederación Canaria de Empresarios (CCE) aparecen registrados en las juntas electorales provinciales. Tanto las personas que encabezan estas listas, como sus programas electorales y sus campañas se alejan de la definición de partido político para situarse de lleno en la categoría de lobby

Otras organizaciones, como el Círculo de Empresarios de Gran Canaria, la Asociación para el Progreso de la Dirección (Apd) o el Centro Atlántico de Pensamiento Estratégico (Capte) se mueven en la delgada línea que separa el lobby del think tank (laboratorios de ideas). Estas tres entidades, junto a las dos confederaciones, comparten una mirada al conjunto de la economía canaria sin centrarse en un solo sector, aunque siempre desde la perspectiva empresarial.

A un lado quedan, por tanto, organizaciones o patronales de la construcción, del comercio, del sector turístico o industrial y que también encajan a la perfección en la definición de lobby: la Asociación Industrial de Canarias (Asinca), la Federación Provincial de Entidades de la Construcción (Fepeco) o la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas (Feht). Entidades, con sus intereses específicos, que ocasionalmente colisionan con otras. Así sucedió recientemente con el acuerdo agrícola entre la Unión Europea y Marruecos, donde el perjudicial resultado para productores canarios se produjo porque los lobbies importadores presionaron más que los exportadores. Un auténtico pulso entre intereses canarios en los pasillos de Bruselas.

 

“La Consejería de Industria, que tenía un presupuesto ridículo, era una oficina de Unelco-Endesa, de Cepsa, de grandes superficies…de poderes fácticos”.

Francisco de La Barreda en una entrevista con Público.es

 

Sin papeles en España y Canarias que los acrediten como lobbies, pero organizaciones con una existencia e influencia reconocida. Diputados regionales intentan incluso imitarlos e instan a crear un lobby de diputados palmeros dentro del Parlamento canario. También eurodiputados apuestan por hacer lo mismo en Tenerife para defender adecuadamente los intereses de la isla en Bruselas. Más allá del aparente uso metafórico del término, el peso de empresarios u organizaciones es reconocido por líderes políticos: el expresidente de Coalición Canaria José Torres Stinga criticó a su propio partido al ver que un lobby económico vinculado al sector hotelero en Lanzarote quería romper una alianza electoral. Más claras aún fueron las palabras del exconsejero autonómico del Partido Popular Francisco de La Barreda. Quince años después de abandonar su cargo señalaba que su Consejería de Industria estaba al servicio de las grandes empresas: “Con el transcurso del tiempo, tengo que decir que la Consejería de Industria, que tenía un presupuesto ridículo, era una oficina de Unelco-Endesa, de Cepsa, de grandes superficies…de poderes fácticos”.

¿Existen lobbies en Canarias? Los políticos responden

 

Declaración de distintos políticos canarios sobre la existencia de lobbies en las Islas

Los partidos reconocen hoy la existencia de los lobbies en las islas. Y también su interés. Con mayor o menor reticencia afirman que organizaciones como la CEOE o la CEE entran en esa categoría. Algunos, como José Miguel Ruano (Coalición Canaria), se limitan a decir que son organizaciones que velan por sus intereses y que no son lobbies dado que esta figura no está regulada. El resto de los consultados sí lo tiene claro: existen los lobbies en la islas, y sin duda las dos confederaciones lo son. La única excepción es la de Manuel Romero (Ciudadanos) que, pese a reconocer su presencia en las islas, no aclara si estas organizaciones lo son. Gustavo González (UPYD) e Iñaki Álvaro Lavandera (PSOE) aluden a la definición de la RAE para ejemplificar su respuesta, recordando que junto a las organizaciones empresariales también existen otras vecinales, sindicales, etc. Ramón Trujillo (Izquierda Unida) y Francisco Déniz (Podemos) omiten esas referencias a otras organizaciones y se centran en los grupos empresariales y su influencia en la clase política. El Partido Popular, tras varios intentos por conocer su punto de vista, no ha querido hacer declaraciones.

Mientras Europa avanza en una dirección en la que no van ni España ni Canarias, la inexistencia premeditada de una regulación que defina y regule quiénes son los lobbies y cuáles son sus actividades propicia una desconfianza general hacia un sector que se profesionaliza y que, en busca de ese nicho de mercado, exige ser regulado con el argumento de que es una pieza fundamental de las políticas de gobiernos abiertos. Estas posibles aportaciones, según afirma el catedrático de Ciencia Política Manuel Villoria al programa “Parlamento” de RTVE, vienen de quienes tienen acceso privilegiado al poder y, por tanto, propicia que las decisiones les favorezcan a ellos en detrimento del conjunto de los ciudadanos. Una aportación que, en la misma pieza informativa, se presenta con la reflexión final de que es automáticamente un “enriquecimiento” de la ley.

 

¿Qué partidos apuestan por regular los lobbies?

Declaración de distintos políticos sobre la necesidad o no de regular el lobby

Precisamente para evitar otro tipo de enriquecimiento, organizaciones a nivel europeo como The Alliance for Lobbying Transparency and Ethics Regulation (ALTER-EU) piden una completa transparencia. En España es Transparencia Internacional la que exige con más ahínco una regulación que a nivel regional no se ha debatido en la reciente Ley de Transparencia. Tras varios intentos, finalmente el Gobierno autonómico no ha querido explicar el porqué de esta ausencia. El debate sí surgió en el Congreso con la ley homónima estatal. Una hipotética regulación que, aún teniendo efectos positivos, serían muy limitados, a juicio de Transparencia Internacional:

 

“El acuerdo supondría un cierto avance en la materia, aún cuando la actividad de lobby más importante que se realiza en España no sea ante el poder legislativo, sino ante el poder ejecutivo y las cúpulas de los partidos más importantes, que han adquirido un papel preponderante en la política”

“Una evaluación del lobby en España”, Transparencia Internacional

 

Este debate nacional no existe en Canarias, aunque todos los consultados piden la regulación, con el matiz de Ciudadanos que pone el énfasis en lograr instituciones más “inclusivas”. En Madrid, sin embargo, existe debate, y a él han acudido muchos políticos retirados y en activo que pedían regular estas actividades. No se aprobó dado que el PP, con su mayoría absoluta, se negó a incluir a los lobbies en dicha ley de transparencia aludiendo a que la representatividad es de los grupos políticos, como remarcó el portavoz popular Pedro Gómez de la Serna: “Ustedes no son los intermediados entre la sociedad y los poderes públicos”.

Los intermediarios, en ausencia de una regulación autonómica o estatal, son muchos. Organizaciones sindicales, sociales o incluso de derechos humanos son presentadas como lobbies. Una actividad legítima pero irregular en ausencia de ley. Mientras, la Real Academia de la Lengua (RAE) marca la pauta, situando a todas en la aparente igualdad de condiciones que protagoniza el discurso político. Sin embargo, la propia definición académica señala de inmediato las claves de un término que rompen la aparente igualdad entre organizaciones: la influencia, la presión y el interés.

La escuela de Bruselas

Precisamente de Europa procede gran parte de las referencias al trabajo de los lobbies. Bruselas, junto con Washington, tiene una alta densidad de estos grupos y en las islas no se es ajeno a esta realidad. La CEOE de Santa Cruz de Tenerife está inscrita desde julio de 2014 en el registro de transparencia de los grupos que tienen intereses específicos dentro de la Unión Europea. Y según los datos de Bruselas, la mitad son grupos de presión de empresas o asociaciones profesionales, doblando en número a las organizaciones no gubernamentales.

Junta a la CEOE hay otras organizaciones canarias registradas que, obviamente, han captado la atención mediática, aunque, por el momento, no se ha profundizado en su funcionamiento ni tampoco en la realidad que se esconde detrás. Algunas razones se deben a que el registro es voluntario y aún falta mucho para garantizar que los grupos declaren realmente todas las actividades que realizan.

Ninguna de las actuales organizaciones canarias fue pionera en Bruselas. La Asociación para el Desarrollo Económico de las Islas Canarias en la Unión Europea (Eurocan) se presentó el 5 de enero de 2000. Formada por la CEOE, Asinca, la Cámara de Comercio de Las Palmas, la Federación de Empresarios de Hostelería y Turismo de Las Palmas y la Asociación de organizaciones de Productores de Plátanos de Canarias (Asprocan) no era una organización empresarial sino una organización de interés económico. A juego con la fecha de su presentación fue descrita como un regalo de Reyes Magos. El investigador Jorge Tuñon, de la Universidad Complutense de Madrid, analizaba en un estudio cómo Canarias interactuaba con Bruselas, y destacaba el papel de Eurocan como un lobby privado ejercitado a través de fuertes intereses empresariales.

Años después Eurocan se ha disgregado y su teléfono lo contesta ahora la CEOE. Sus últimas referencias datan de diferentes reuniones en 2008. En la actualidad, no está inscrita en el registro de la UE mientras que sí lo están dos de sus organizaciones impulsoras: Asinca y CEOE. Ahora van en solitario por Bruselas, aunque en los momentos necesarios no dudan en fotografíarse con toda la familia canaria.

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR